Arquitectura

Estudio de Arquitectura

Buró Arq es un espacio complementario implicado en el diseño y ejecución de proyectos de arquitectura a base de construcción en seco. 

También se responsabiliza de la gestión operativa desde la construcción, hasta la entrega final.

Desarrollo amable, eficaz y feliz de proyectos de vivienda.

Un camino para organizar ideas y objetivos. 

Dibujar en papel la idea de tu casa.

Un espacio para estudios previos, donde crear equipo que aporte viabilidad profesional, cálculos constructivos, mirada pericial y visión de ingeniero.

El coach infaltable para que el inicio de obra se plante en buen terreno.

Seguridad y confianza. Sustentabilidad e impacto positivo. 

Perfil de servicio

Dentro de la amplia gama de incumbencias profesionales, Buró Arq está enfocado en el diseño, la gestión y la dirección de proyectos de diferentes complejidades, que logren resolver espacios eficientes.

Su expertise se ha desarrollado en todos los ámbitos relacionados con la urbanización, tanto en el ámbito comercial e industrial, como también en el de viviendas y de oficinas.

Buro Arq se involucra en la concreción de sus proyectos con un equipo experimentado de arquitectos e ingenieros, maestros mayores de obra, y estudiantes avanzados, expertos en el análisis de información, la síntesis, la elaboración y la documentación de respuestas integrales.

Sus prestaciones están focalizadas en empatizar con los clientes, tanto para asesorarlos con sus posibles oportunidades de negocio, como para gestionar  propuestas concretas que requieran proyectos y diseños específicos.

La implicación propone el desarrollo de una gestión abarcativa, profunda, que conlleve el acompañamiento que el inversor necesita, de tal modo de sentirse asesorado y contenido en sus anhelos y expectativas.

Las experiencias profesionales adquiridas con el correr de las obras y la actualización constante de información sobre los últimos sistemas de construcción y metodologías de diseño, producto de un espíritu de búsqueda y perfeccionamiento constante, son los pilares fundamentales en los que se sustenta nuestra filosofía de trabajo.

Desarrollo de tareas:

  • Anteproyecto
  • Proyecto
  • Dirección

El momento de crear
Se entiende por anteproyecto a la etapa donde son trazadas o esbozadas las líneas fundamentales del proyecto.

Su finalidad es organizar ideas y objetivos y transformarlos en una respuesta solida al problema planteado.

Es la etapa en la que se exponen los aspectos esenciales de las características habituales de la obra ya sean funcionales, formales, constructivas o económicas, al objeto de facilitar una primera imagen global de la misma y establecer un avance de presupuesto.

En esta fase emplearemos las herramientas necesarias para la perfecta comprensión por parte de nuestro cliente sobre la propuesta que le haremos para la adecuada resolución de su proyecto, incluida la imagen virtual del posible resultado final de la edificación.

A esta etapa corresponden la realización de la memoria descriptiva, el croquis y dibujos a escala o sin ella, la estimación de los costos y, finalmente, os estudios previos.

La hora de documentar

Se entiende por proyecto a la etapa en donde, sobre la base del anteproyecto aprobado, se ejecuta la documentación técnica que por medio de elementos gráficos y escritos define con precisión el carácter y finalidad de la obra para permitir su comprensión en detalle a la hora de ser construida.

La documentación técnica que se produce permitirá  aprobar, licitar, cotizar, adjudicar, dirigir y ejecutar la obra.
Es la etapa en la que se definen de modo preciso las características generales de la propuesta, mediante la adopción y justificación de soluciones concretas.

El contenido del proyecto es suficiente para solicitar, una vez obtenido el visado colegial, la aprobación municipal u otras autorizaciones administrativas, pero aún insuficiente para llevar a cabo la construcción.

Esta etapa es la que, una vez que ek cliente se encuentra satisfecho con la solución ideada para a su propuesta, define el hecho arquitectónico de manera concreta, de forma tal que sea posible arribar al documento necesario con el que proceder a iniciar el proceso constructivo con la solicitud de las reglamentaciones y autorizaciones administrativas pertinentes.

El proyecto, en términos de documentación, incluye la memoria descriptiva de las características generales técnicas, constructivas y legales de la obra; los planos generales a escala y acotados, de plantas, alzados y secciones y, finalmente, presupuesto, con estimación global de cada capítulo, oficio y tecnología.

El instante de la inminencia

La dirección de obra es la etapa en donde se utiliza la documentación elaborada previamente por un profesional en oportunidad de la ejecución material de la obra, controlando la fiel interpretación del proyecto y el cumplimiento del contrato y ejerciendo la representación del cliente frente a terceros controladores y operativos, como las autoridades técnico administrativas, contratistas y suministradores de materiales y/o implementos.
La dirección de obra tiene la función de controlar, durante la ejecución de la obra, la fiel interpretación de los planos  y de la documentación técnica que forma parte del proyecto y la revisión y extensión de los certificados de pagos de obra, incluso su ajuste final.

Su objetivo es el de mantener la integridad de la obra concebida en el proyecto, cuando ésta es materializada, respetando y haciendo respetar todos sus aspectos, funcionales, espaciales y técnicos.

Para ello se revisa, controla, y da instrucciones para que la misma se lleve a cabo de acuerdo con la documentación contractual, las instrucciones impartidas y libra los certificados correspondientes a los trabajos realizados durante los períodos convenidos en el contrato.