Beneficios de trabajar con un arquitecto

El sector de la construcción abarca un conjunto de actividades complejas que requieren de la intervención de profesionales altamente capacitados para su correcta ejecución.

Además de los ingenieros, existe otra figura que se vuelve indispensable a la hora de desarrollar un proyecto, el arquitecto.

Este profesional cuenta con el conocimiento necesario para que todo el proceso constructivo se realice de manera óptima. El arquitecto se encarga de proporcionar ideas y soluciones que se adapten a las necesidades específicas de sus clientes.

Su visión y capacidades son un recurso que puede ofrecer muchos beneficios a tu proyecto.

Ventajas de trabajar con un arquitecto

En proyectos de construcción como los de steel framing, por ejemplo, el arquitecto es una pieza
clave. Conoce algunas de las ventajas de trabajar junto a este profesional.

Espacios confortables

Un arquitecto no solo se encarga de diseñar cuatro paredes y un techo. Estos estudian el entorno en el que se ejecutará un proyecto para otorgarle unas condiciones de habitabilidad únicas.

Además, tienen una perspectiva que le permite adaptar los espacios para que resulten funcionales, cómodos, dinámicos y estéticos.

Por otro lado, la belleza, el estilo y la armonía es uno de los principales enfoques de la arquitectura. Espacios con colores, texturas y acabados armónicos que aporten gran equilibrio visual influyen de manera indirecta en el estado de ánimo de las personas.

Un buen arquitecto logrará que todos los elementos y áreas en conjunto proporcionen confort a sus habitantes.

Ahorro energético

Los profesionales de la arquitectura también tienen una visión enfocada en la optimización de los recursos y la eficiencia energética.

Por lo general, buscan aprovechar las horas de luz natural para la iluminación de los espacios.

También diseñan las viviendas de un modo que se aproveche al máximo el calor del sol. De esta manera, pueden reducir el consumo generado en equipos de refrigeración o calefacción, dependiendo de la época del año y la zona geográfica en donde se construye.

Ahorro de dinero

El arquitecto interviene en la elección de materiales de construcción. Este toma en cuenta su calidad, resistencia y durabilidad, y se fija en que se ajusten al presupuesto de la obra.

Por otro lado, vela por los intereses de sus clientes y la viabilidad de los proyectos. Además, procura que los procesos constructivos se realicen de forma fluida y acorde con el cronograma.

En un principio, contratar un arquitecto podría parecer un gasto adicional. Sin embargo, los proyectos estructurados de la mano de profesionales se pueden construir de manera más eficiente y económica.

Con su ayuda, es posible realizar un presupuesto detallado y determinar con precisión los costos administrativos, de materiales y de mano de obra.

Legalidad

La construcción está regulada por muchas leyes y normativas. Si no se conocen bien y no se manejan con criterio, puede implicar multas, o incluso la paralización total de la obra.

Por ello, es importante contar con un profesional que conozca los requisitos y permisos que se necesitan para construir de acuerdo a los detalles de zonificación.

El arquitecto te dará la garantía de que lo que se vaya a ejecutar está cumpliendo a cabalidad con la legislación vigente.

Tiempos de ejecución

Mantener los plazos de ejecución de un proyecto no es una tarea sencilla. Sin embargo, cualquier retraso puede implicar pérdidas de dinero.

Y aunque los arquitectos no todo el tiempo están en el campo, se mantienen enfocados en los avances de sus áreas de trabajo.

También se dedican a aportar ideas que permitan facilitar los procesos constructivos para evitar retrasos.

Una obra en la que intervienen profesionales de la arquitectura también garantizará que se produzcan menos errores de ejecución.

Esto representa un ahorro de tiempo y dinero en reparaciones y reemplazos de elementos mal construidos. Asimismo, proporcionará
información valiosa por medio de planos de detalles que servirán de guía para quien ejecute el trabajo.

Supervisión

Trabajar con un arquitecto también te permitirá disponer de una persona capacitada para llevar a cabo la supervisión de los avances de obra. Este se asegurará de que el proyecto de arquitectura cumpla con todos los parámetros, normativas, medidas de seguridad y
especificaciones técnicas.

La inspección es un aspecto fundamental de toda construcción. De esta manera es posible prevenir o solucionar a tiempo cualquier falla, incumplimiento o eventualidad que exista en la ejecución de la obra. La presencia de un profesional en el campo es imprescindible para hacer seguimiento a los avances del proyecto. Además, le proporcionará a los clientes mayor seguridad y satisfacción.

Exclusividad

Cada proyecto nuevo tiene características únicas que buscan satisfacer las necesidades y requerimientos de acuerdo a su finalidad constructiva.

Bien sea una oficina, una residencia, un parque, un centro comercial, un taller, etc., se requiere de un diseño específico que le otorgue
una imagen exclusiva asociada a su perfil.

Un arquitecto es capaz de identificar el requerimiento específico de cada actividad constructiva.

Y también tiene la habilidad de proponer múltiples soluciones arquitectónicas. Este, además de atender las demandas del cliente, generará un diseño que cumpla con las expectativas de quien lo solicite.

Arquitectos: el profesional que necesitas para tu proyecto

Como ves, son muchos los beneficios de trabajar con un arquitecto. Es un profesional que vela por los intereses de sus clientes, que le gusta y sabe innovar y que piensa mucho en los detalles.

Por regla general, los buenos diseños venden y tienen el atractivo suficiente para aumentar el valor de las propiedades en el caso de una reventa.

El arquitecto además conoce a otros profesionales que se dedican al sector de la construcción.

Por ello, si se diera el caso de que necesitaras servicios de ingeniería específicos, es posible que el propio arquitecto coordine con los expertos en el área.

Contratar a un profesional de la arquitectura es una inversión que habla por sí sola. Este le otorgará un propósito a cada uno de los espacios del proyecto y maximizará el potencial que existe en el propio lugar en el que se construye.

 
 
 
 
Innova House
Gabriela Maidana

Innova – Modelo Lena

Modelo Lena Construccion en seco y tradicional M2 Totales: 100 m2 Cubiertos: 78 m2 Semi Cubierto: 22 m2 Esta casa de estilo minimalista, diseñada completamente

Innova House
Gabriela Maidana

Innova – Modelo Nilo

Modelo Nilo Construccion en seco y tradicional M2 Totales: 147 m2 Cubiertos: 107.50 m2 Semi Cubierto: 39.50 m2 Es una casa completamente desarrollada en planta